miércoles, 28 de marzo de 2012

La Palabra Diaria

Zacarías 1: 1 - 6
En el octavo mes, del segundo año de Darío, vino la Palabra del Eterno al profeta Zacarías, hijo de Ido, y le dijo:
El Señor se enojó en gran manera con vuestros padres. "Dile: Así dice el Señor Todopoderoso: Volveos a mí -dice el Eterno Todopoderoso-, y yo me volveré a vosotros- dice el Señor Todopoderoso. "No seáis como vuestros padres, a quienes los profetas anteriores dijeron: Así dice el Eterno Todopoderoso: Volveos de vuestros malos caminos, y de vuestras malas obras, y no me escucharon ni me atendieron- dice el Eterno. Vuestros padres, ¿dónde están? Y los profetas, ¿han de vivir para siempre? Pero mis Palabras y mis ordenanzas que mandé a mis siervos loas profetas, ¿no alcanzaron a vuestros padres? Por eso se volvieron ellos, y dijeron: 
Como el Eterno Todopoderoso decidió tratarnos conforme a nuestros caminos y a nuestras obras, así lo hizo.