martes, 20 de marzo de 2012

La Palabra Diaria

Lamentaciones 3: 38-42
¿Quién es el que habla y las cosas suceden? ¿No es el Señor el que decide? ¿De la boca del Altísimo no sale lo malo y lo bueno? ¿Por qué ha de quejarse el hombre cuando es castigado por su pecado?  Examinemos nuestros caminos, revisémoslos, y volvamos al Eterno Dios Todopoderoso. Levantemos el corazón y las manos a Dios en el cielo.  Nosotros nos hemos revelado, fuimos desleales, y tú no nos perdonaste.