domingo, 11 de marzo de 2012

La Palabra Diaria

Romanos 8: 37-39
Pero Dios, que nos ama, nos ayuda a salir más que vencedores en todo. Por eso estoy seguro que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.