lunes, 19 de marzo de 2012

La Palabra Diaria

Juan 19: 25- 30
Estaban junto a la cruz de Jesús, su madre, la hermana de su madre, María  esposa de Cleofas, y María Magdalena. Cuando Jesús vio a su madre y junto a ella, al discípulo que él amaba, dijo a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Después dijo al discípulo: "Ahí tienes a tu madre". Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.
Despúes de esto, sabiendo Jesús que todo quedaba terminado, en cumplimiento de la Escritura, dijo: "Tengo sed". Había allí una vasija llena de vinagre. Entonces empaparon una esponja en el vinagre, la pusieron en una caña de hisopo, y se la acercaron a la boca.
Cuando Jesús tomó el vinagre, dijo: "¡Consumado está!" E inclinando la cabeza, entregó el espíritu.