martes, 1 de diciembre de 2009

Todo tiene su tiempo



Eclesiastés 3; 1 - 11

Todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su tiempo, todo tiene su tiempo, todo tiene su hora.

Tiempo de nacer y tiempo de morir. Tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado.Tiempo de matar y tiempo de curar. Tiempo de destruir y tiempo de edificar. 

Tiempo de llorar y tiempo de reir. Tiempo de endechar y tiempo de bailar. Tiempo de esparcir  las piedras y tiempo de juntar las piedras. Tiempo de abrazar y tiempo de abstenerse de abrazar.

Tiempo de buscar y tiempo de desistir. Tiempo de guardar y tiempo de desechar. Tiempo de romper y tiempo de coser.  Tiempo de callar y tiempo de hablar. Tiempo de amar y tiempo de aborrecer.  Tiempo de guerra y tiempo de paz.

¿Qué provecho tiene el trabajador en lo que se afana?

He visto el trabajo que Dios ha dado a los hombres para que en él se ocupen.  Todo tiene su tiempo, y todo lo que se hace debajo del cielo tiene su hora.

También puso la eternidad en el corazón del hombre, aunque no alcanza a entender la obra de Dios desde el principio hasta el fin.