martes, 15 de diciembre de 2009

La Palabra Diaria

Proverbios 12: 1 -7

El que ama la disciplina, ama la sabiduría, el que aborrece la reprención, es ignorante.
El bueno alcanza el favor del Eterno Dios, pero el intrigante será condenado.

El  hombre no se afirma por medio de la impiedad, pero la raíz de los justos no será movida.

La mujer virtuosa es corona de su esposo,
pero la desvergonzada, carcoma de sus huesos.

Los pensamientos de los justos son rectos, pero los consejos de los impíos, engaño.Las palabras de los impíos son para asechar la sangre, pero la boca de los rectos la librará.

Los malos son derribados, y dejarán de ser; pero la casa de los justos permanecerá.