lunes, 28 de diciembre de 2009

La Palabra Diaria

II Timoteo 3: 16 - 17

Toda la Escritura es inspirada por Dios,
y es útil para enseñar, reprender,
enmendar e instruir en justicia,
para que el hombre de Dios sea perfecto, cabalmente instruido para toda buena obra.