domingo, 15 de noviembre de 2009

La Palabra Diaria

Génesis 21:  1- 8

Como lo había dicho, el Eterno Dios visitó a Sara, e hizo por ella como había hablado.  Y Sara concibió y dió a Abrahán un hijo en su vejez, en el mismo tiempo en  que Dios le había mandado.

Y Abrahán llamó  Isaac al hijo que le nació, que le dio  Sara. Y Abrahán circuncidó a su hijo Isaac a los ocho días de haber nacido, como Dios le había mandado. Abrahán tenía cien años cuando nació su hijo Isaac.

Entonces dijo Sara: "Dios me hizo reir, y el que lo oiga, se reirá conmigo". Y añadió:  "¿Quién hubiera dicho a Abrahán que Sara habría de amamantar a hijos?  Pues le he dado un hijo en su vejez", Y el niño creció y fue destetado. Y Abrhán hizo un gran banquete el día que Isaac fue destetado.