viernes, 6 de noviembre de 2009

La Palabra Diaria

Hechos  4: 1 - 4

Mientras Pedro y Juan hablaban al pueblo, vinieron los sacerdotes, con el jefe de la guardia del templo y los saduceos, resentidos de que los apóstoles enseñasen al pueblo, y anunciasen la resureccion de los muertos cumplida en Jesús.
Les echaron mano, y los pusieron en la cárcel hasta el día siguiente, porque ya era tarde. Pero muchos de los  que habían oído la Palabra, creyeron. Su número llegó a unos cinco mil hombres.