miércoles, 14 de octubre de 2009

La Palabra Diaria

Lucas 6: 46 - 49

¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que digo?

Todo el que viene a mi, y oye mis palabras, y las practica, os diré  a quien es semejante.

Es semejante al hombre que al edificar su casa, cavó hondo, y puso el fundamento sobre la roca.  Y cuando el río creció y dio  con ímpetud contra esa casa, no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca.

Pero el que oye y no cumple, es semejante al hombre que edificó su casa sobre tierra,  sin fundamento. Cuando el río dio contra ella, en seguida cayó, y fue grande su ruina.

Por eso el apóstol Pablo, en su predicación, exhortaba al pueblo diciendo:

I Corintios 15: 1 -2

Además, os recuerdo hermanos, el evangelio que os prediqué, que también recibistéis, y en el cual perseveráis firmes.  Por este evangelio sois salvos, si retenéis firmes la palabra que os he predicado.
Si no, creíteis en vano.

1 comentario:

elzemhobby dijo...

Hola Damaris.gretings from Turqia. kıss