jueves, 19 de abril de 2012

La Palabra Diaria

Marcos 10: 32-34
Iban de camino a Jerusalén. Jesús iba delante de los discípulos, y ellos estaban asombrados, y lo seguían con miedo. Entonces volvió a tomar a los doce aparte, y empezó a decir las cosas que le iban a suceder. Les dijo: "Subimos a Jerusalén, y el 
Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas. Lo condenarán a muerte, lo entregarán a los gentiles. Se burlarán de él, y lo azotarán, le escupirán, y lo matarán. Pero al tercer día resucitará".