jueves, 12 de abril de 2012

La Palabra Diaria

Lucas 13: 10-17
Un sábado Jesús enseñaba en una sinagóga. Y estaba allí una mujer que desde hacía diesiocho años tenía una enfermedad por causa de un espíritu. Andaba sin poder enderezarse. Cuando Jesús la vio, la llamó,y le dijo: "Mujer, quedas libre de tu enfermedad". Puso sus manos sobre ella, y al instante se enderezó, y alabó a Dios. Pero el principal de la sinagoga, se enojó de que Jesús la hubiese sanado en sábado, y dijo a la gente: "Seis días hay para trabajar. En ellos venid para ser sanados, y no en sábado". Entonces el Señór replicó: "¡Hipócrita! Cada uno de vosotros, ¿no desata en sábado su buey o su asno, y lo lleva a beber? "Y a esta hija de Abrahán, que hacía diesiocho años que Satanás la tenía atada, ¿no fue bueno desatarla de esta ligadura en sábado? Y cuando dijo esto, se avergonzaron todos sus adversarios. Pero el pueblo se gozaba de todas las maravillas que Jesús realizaba.