miércoles, 30 de noviembre de 2011

La Palabra Diaria

Joel 1: 13- 14
Ceñios y lamentad, sacerdotes. Gemid, ministros del altar. Venid, dormid en cilicio, ministros de mi Dios porque la casa de vuestro Dios ha quedado sin ofrenda y libación. Pregonad ayuno, llamad a la congregación, congregad a los ancianos y a todos los habitantes del país, en la casa del Eterno,  de vuestro Dios, y clamad al Señor.