lunes, 7 de noviembre de 2011

La Palabra Diaria

Números 23: 19
Dios no es hombre, para mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Cuando él dice algo, lo realiza. Cuando promete algo, lo cumple.