jueves, 17 de noviembre de 2011

La Palabra Diaria

Salmo 108: 1-5
Mi corazón está dispuesto, oh Dios, te alabaré en mi gloria. ¡Despiertate, salterio y arpa! Despertaré al alba. Te alabaré, oh Eterno, entre los pueblos, a ti cantaré salmos entre las naciones,porque tu invariable amor es grande, más alto que los cielos y hasta el cielo tu fidelidad. ¡Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios, y sobre toda la tierra tu gloria!