martes, 9 de noviembre de 2010

La Palabra Diaria

Santiago 2: 8 - 13
Si en verdad cumplís la Ley real, conforme a la Escritura: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo", bien hacéis. Pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y que dáis convictos por la Ley como transgresores.
Porque el que guarda toda la Ley, y ofende en un solo punto, es culpable de todos.
Porque  el que dijo: "No cometerás adulterio", también ha dicho: "No matarás". Si no  cometes adulterio, pero matas, ya eres transgresor de la Ley.
Así hablad y así obrad, como los que habéis de ser juzgados por la Ley de la libertad.

Poque juicio sin misericordia se hará con el que no hace misericordia. Porque la misericordia triunfa sobre el juicio.

1 comentario:

Lili dijo...

Lindo tu comentario Damaris...fuiste mi inspiración :)