lunes, 25 de enero de 2010

La Palabra Diaria

Romanos 15: 1 - 6

Así, los que somos más fuertes debemos sobrellevar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos. Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que sea bueno para la edificación.

Porque tampoco Cristo se agradó a sí mismo; antes, como está escrito: "Los vituperios de los que te vituperan, cayeron sobre mí".

A todo lo antes escrito, para nuestra enseñanza fue escrito, para que por la paciencia y el consuelo de las Escrituras, tengamos esperanza.

Que el Dios de la paciencia y el consuelo os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús. Para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor, Jesucristo.