lunes, 11 de enero de 2010

La Palabra Diaria

Génesis 1: 1 - 13

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.  La tierra estaba desierta y vacía, las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas.

Entonces dijo Dios:  "Haya luz". Y hubo luz. Y vio Dios que la luz era buena, y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz "día", y a las tinieblas llamó   "noche" .  Así  fue la tarde y la mañana, el primer día.

Después dijo Dios:  "Haya un espacio entre las aguas, que separe un agua de la otra".  Y Dios hizo el espacio que separó el agua que quedó encima del espacio, de la que quedó debajo de él. Y así sucedió.  Y llamó Dios al espacio "cielo".  Y fue la tarde y la mañana, el segundo día.

Y dijo Dios: "Júntense las aguas que estan debajo del cielo en un lugar, y aparezca el suelo seco".  Y así sucedió. Y llamó Dios a la parte seca  "tierra", y a la reunión de las aguas llamó "mar".  Y vió Dios que era bueno.

Después dijo Dios: "produzca la tierra hierba verde que dé semilla, y árboles frutales que den su  fruto según su género, con semilla en ellos".  Y así sucedió.  Y la tierra produjo hierba verde que da semilla según su naturaleza, y árboles frutales, con la semilla en su fruto, según su género. Y vió Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana, el tercer día.