jueves, 14 de enero de 2010

La Palabra Diaria



Santiago 5: 13 - 18

¿Está alguno afligido entre vosotros?  Ore a Dios.  ¿Está alguno alegre? ¡Cante alabanzas!

¿Está alguno enfermo entre vosotros?  Llame a los ancianos de la iglesia y oren por él, ungiéndolo con aceite en el Nombre  del Señor.

Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará. Y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados .Por lo tanto, confesaos vuestras faltas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados.

La oración eficaz del justo, es poderosa.

Elías era hombre sujeto a semejantes pasiones que nosotros, y oró con fervor que no lloviese, y no llovió sobre la tierra en tres años y seis meses.  Otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.