domingo, 24 de enero de 2010

La Palabra Diaria

II Pedro 1: 19 -21

Además tenemos la palabra profética  aún más segura, a la que hacéis bien en estar atentos, como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca, y el  Lucero de la mañana salga en vuestro corazón.

Ante todo, sabed que ningura profecía de la Escritura vino por interpretación privada del mismo profeta. Porque ninguna profecía vino jamás por voluntad humana, sino que los santos hombres de  Dios hablaron inspirados por el Espíritu Santo.