jueves, 10 de junio de 2010

La Palabra Diaria

Historia de Rut -  Última parte

Rut 4: 11 - 17

Y dijeron los del pueblo que estaban a la puerta con los ancianos: "Tetigos somos.
El Eterno haga a la mujer que entra a tu casa como a Raquel y a Lea, que edificaron la casa de Israel. Y tu seas ilustre en Efrata, y tengas nombradía en Belén. Y que de la descendencia que el Eterno te dé de esta joven, tu casa sea como la de Fares, hijo de Tamar y Judá".

Así Booz tomó a Rut, y ella fue su esposa. Después se unió a ella, y el Eterno le dió que tuviera un hijo. Y las mujeres decían a Noemí: "Loado sea el Eterno, que no te dejó faltar pariente redentor, cuyo nombre será celebrado en Israel. El restaurá tu vida y sustentará tu vejez; porque tu nuera, que te ama y te vale más que siete hijos, le ha engendrado un hijo". Y Noemí tomó el hijo, lo puso en su regazo, y se encargó de criarlo.Y las vecinas decían: "A Noemí le nació un hijo".
Y lo llamaron Obed, que fue padre de Isaí, padre de David.

David fue Rey de Israel.