domingo, 25 de abril de 2010

La Palabra Diaria

I Pedro 3: 8 - 12

Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericodiosos, afables. No volváis mal por mal, ni maldición por maldición; al contrario, bendiciendo, pues habéis  sido llamados a heredar bendición.

Porque: "El que quiere amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua del mal, y sus labios no hablen engaño. Apártese del mal y haga el bien.
Busque la paz y sígala.

Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones.
Pero el rostro del Señor está contra los que hacen  el mal.