miércoles, 7 de abril de 2010

La Palabra Diaria

Mateo 4: 12 - 17

Cuando Jesús oyó que Juan había sido encarcelado, volvió a Galilea.
Dejó a Nazaret, y habitó en Capernaum, ciudad marítima, en la región de Zabulón y Neftalí.
Así se cumplió lo que dijo  el profeta Isaías:
¡Tierra de Zabulón, tierra de Neftalí, camino del mar, más allá del Jordán, Galilea de los gentiles!  "El pueblo que estaba en tinieblas vió una gran luz. Y a los postrados en región y sombra de muerte, se les amaneció la luz".

Desde entonces empezó Jesús a  predicar:  "Arrepentíos, que el reino de los cielos está cerca".