jueves, 1 de diciembre de 2011

La Palabra Diaria

II Timoteo 2: 8-13
El apóstol Pablo  dijo:
Acuerdate de Jesucristo, del linaje de David, que resucitó de los muertos. Este es mi evangelio. Por él sufro penalidades, hasta prisiones, como si yo fuera un malhechor. Pero la Palabra de Dios no esta presa. Por tanto, todo lo soporto por amor de los elegidos, para que ellos también alcancen la salvación en Cristo Jesús, con gloria eterna. Es palabra fiel: Si morimos con él, también viviremos con él. Si sufrimos, también reinaremos con él. Si lo negamos, el también nos negará. Si somos infieles, él permanece fiel. No se puede negar a sí mismo.