jueves, 27 de octubre de 2011

La Palabra Diaria

Salmo 138
Te alabaré con todo mi corazón, ante los dioses te cantaré salmos.
Me postraré ante tu santo templo, y alabaré tu Nombre por amor a tu fidelidad; porque has engrandecido tu Nombre, y tu Palabra sobre todas las cosas. El día que clamé, me respondiste, y me fortaleciste.
Oh Eterno Dios, todos los reyes de la tierra te alabarán, cuando oigan los dichos de tu boca, y cantarán acerca de los caminos del Eterno, porque la gloria del Señor es grande. Porque el Eterno es excelso; y con todo, atiende al humilde, pero al altivo mira de lejos. Si ando en medio de la angustia, tú me vivificas. Extiendes tu mano contra la ira de mis enemigos, el Señor cumplirá su propósito en mí. Tu amor, oh Eterno Dios, es para siempre, no dejas la obra de tus manos.