jueves, 23 de septiembre de 2010

La Palabra Diaria

Colosenses  2: 8 - 12

Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y vanas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y no según Cristo.
Porque en Cristo habita corporalmente la plenitud de la  Deidad. Y vosostros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. En él también fuisteis circuncidado con una circuncisión hecha sin mano, al despojaros del cuerpo de los pecados, mediante la circuncisión hecha por Cristo.

Sepultados con él en el bautismo, fuisteis también resucitados con él mediante la fe en el poder de Dios, que lo levantó de los muertos.