martes, 21 de septiembre de 2010

La Palabra Diaria

Colosenses 1: 15 - 23

Cristo es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación.
Por él fueron creadas todas las cosas, las que están en los cielos, y las que están en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados o autoridades.
Todo fue creado por medio de él y para él. Porque Cristo existía antes de todas las cosas, y todas las cosas subsisten en él.

El es la cabeza del cuerpo que es la iglesia. El es el principio, el primogénito de los muertos, para que en todo tenga la preeminencia. Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda la plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así lo que está en la tierra como lo que está en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

En otro tiempo, vosotros érais extraños y enemigos en vuestra mente, debido a vuestras malas obras. Pero ahora os ha reconciliado por su cuerpo de carne, por medio de su muerte, para haceros santos, sin mancha e irreprensibles ante él, si permanecéis fundados y firmes en la fe, sin moveros de la esperanza del evangelio.