martes, 31 de enero de 2012

La Palabra Diaria

Salmo 62: 1-2, 5-6, 8
Sólo en Dios hallo descanso. De él viene mi salvación. Sólo él es mi roca y mi salvación. Es mi fortaleza. Nunca seré sacudido. Alma mía, sólo en Dios reposa, porque de él viene mi esperanza. Sólo él es mi roca y mi salvación, mi refugio. No rebalaré. Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos, derramad ante él vuestro corazón. Dios es nuestro refugio.